La técnica de relleno de labios que ofrece un resultado más natural

Cirujanos y dermatólogos han buscado durante las últimas décadas diferentes soluciones para el relleno de labios y la corrección de arrugas perilabiales. Lamentablemente, la falta de información fidedigna por parte de los laboratorios y la mala praxis de algunos profesionales han generado, en muchos casos, reacciones adversas en los pacientes y resultados desastrosos, realmente desagradables.

Los rellenos de diferentes sustancias sintéticas y técnicas erróneas son la causa de bocas deformes y en desarmonía con el resto de la cara.

¿Por qué ocurre esto? Las complicaciones vienen por la naturaleza de nuestro músculo orbicular de la boca. Este músculo está adherido  a la piel y a la mucosa. Es el que nos permite cerrar los labios, aspirar por la boca o tocar un instrumento de viento. Es, en definitiva, el músculo que participa en las expresiones faciales. Es un músculo fuerte y de movimiento casi constante, lo que facilita la migración de rellenos subcutáneos, dando como resultado nódulos endurecidos y una deformidad aleatoria y cambiante.

El tratamiento posterior para la corrección es de gran dificultad y no siempre ofrece resultados satisfactorios. La multitud de vasos linfáticos, vasculares y terminaciones nerviosas en los labios es inmensa, lo que dificulta aún más las técnicas quirúrgicas de corrección.

Entonces, ¿cuál es la técnica que nos ofrece una solución adecuada y duradera para el relleno de labios?

El relleno de labios y la corrección del llamado “código de barras” con grasa extraída del mismo paciente es una técnica depurada y da muy buenos resultados.

¿Cómo se lleva a cabo esta técnica?

Se extrae del paciente una cantidad de grasa suficiente a través de una pequeña liposucción. Posteriormente se decanta y se infiltra en la zona elegida. En primera instancia, se hace una hipercorrección, lo que da como resultado inicial unos labios algo exagerados. Sin embargo, gran parte de esa grasa la reabsorberá el propio organismo, mientras que otra parte quedará implantada dando un resultado natural y armonioso.

Dependiendo del deseo y expectativas de cada paciente, en ocasiones es necesario realizar un segundo paso del proceso quirúrgico, incluso un tercero.

En conclusión, no siempre los procesos fáciles son los que dan un mejor resultado. En mi caso, en lo que se refiere a mi profesión de cirujano plástico certificado y a mis más de 35 años de ejercicio, solo pongo en práctica aquellas técnicas absolutamente comprobadas durante muchos años y con un gran número de casos publicados, ya que incluso con todo ese histórico ningún procedimiento está exento de complicaciones.

Más información sobre el relleno de labios: contacta conmigo.

Lee más sobre otros mitos de la cirugía estética que debemos desterrar.

Y mi opinión sobre la cirugía plástica y la belleza.

Tomás Darío Zapata, cirujano plástico en Madrid y Marbella.

Escrito por
Tomás Darí­o Zapata

Llevo más de 30 años ejerciendo como cirujano plástico y cada vez siento más responsabilidad y respeto (si cabe) por cada una de las cirugías que realizo. Para mí­, la cirugía plástica es una especialidad médica que está muy cercana al arte y por ello no se busca que los resultados sean bonitos o feos y tampoco perfectos, solo armónicos con el individuo.