En qué consiste la otoplastia o cirugía de orejas.

Otoplastia (Cirugía de la oreja)

Las orejas en abanico o prominentes, que por lo general son defectos congénitos, son una de las causas que originan mayores complejos. Sin embargo, tienen solución desde temprana edad, más o menos los siete años, momento en que se considera que el pabellón auricular ha alcanzado prácticamente el tamaño y configuración adulta.

¿QUÉ ES?

La otoplastia es una sencilla intervención que remodela o reduce el tamaño de las orejas, logrando una correcta simetría de las mismas. El resultado es armónico con el conjunto del rostro y los pacientes logran mejorar su imagen y confianza en sí mismos.


¿CÓMO?

Dependiendo de la edad del paciente, la intervención se puede realizar bajo anestesia local y sedación y la estancia en la clínica es de unas pocas horas.

Vendaje y cicatrices

La incisión suele realizarse por detrás de la oreja, por lo que la cicatriz resultante es prácticamente invisible. A partir de esta incisión, el cirujano remodela el cartílago y reduce la profundidad de la concha. Intervención aparentemente sencilla que, sin embargo, requiere delicadeza y minuciosidad.

Se suele utilizar un vendaje que modela las orejas para que curen en la posición correcta. Igualmente, una vez retirado, es recomendable utilizar una cinta al dormir durante un tiempo aproximado de un mes. El resultado es permanente y las cicatrices suelen permanecer rojizas los seis primeros meses, para comenzar a aclararse y a disimular a partir de ese momento. La parte anterior de la oreja (aunque no presente cicatrices) debe protegerse del sol con protectores los dos primeros meses para evitar una hiperpigmentación.

Anestesia y duración

La intervención se realiza con anestesia local y sedación. Dura aproximadamente una hora, y el tiempo de permanencia en la clínica suele ser de una hora más. No obstante, hasta que no se evidencia una recuperación completa no da de alta a un paciente.

Consideraciones postoperatorias

  • Deberá llevar un vendaje durante 48 o 72 horas, las orejas permanecen ligeramente inflamadas unos 5 días.
  • Los puntos se retiran a los 15-20 días.
  • Debe llevar una cinta para dormir que le ocluya las orejas durante aproximadamente un mes para evitar que al mover la cabeza durante el sueño pueda plegar la oreja todavía en cicatrización.
consulta gratis y sin compromiso